Señal en vivo

0:00
/

Un estudio realizado por el Observatorio Laboral del Sence en el Biobío, reveló que los trabajadores pertenecientes a una etnia indígena, reciben sueldos un 22,8% más bajo que alguien que no pertenece a un pueblo originario.

En esa línea, una persona de pueblo originario recibe 430 mil 743 pesos en promedio. Miientras tanto, una persona que no pertenece a una etnia, recibe 558 mil 270 pesos.

El análisis da cuenta que los ingresos por género en las etnias indígenas también presentan una diferencia. La brecha "en Biobío se situó en 38.7 por ciento en desmedro de las mujeres, quienes perciben en promedio $202.038 menos que los hombres".

Además, la diferencia en la informalidad de los empleos presenta una diferencia del 11,5% en comparación a una persona que no pertenece a un PP.OO. En esa línea, los trabajadores indígenas cuentan con un 37,5 por ciento de empleos informales, mientras que los no originarios tienen un 26%.

 

El Gobierno de Guatemala impuso estado de sitio luego de que este fin de semana se perpetraran dos ataques en comunidades indígenas, la masacre terminó con 13 personas muertas, entre ellos niños, mujeres y personas de tercera edad.

El Presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, comentó que el Gobierno ratifica su compromiso de trabajar para ponerle fin de forma definitiva a la conflictividad social en ambos municipios de Sololá y devolverle la paz que tanto necesita esta región del occidente de nuestro país.

La tragedia ocurrió en la aldea de Chiquix, ubicada al oeste de Guatemala. La masacre se produjo tras un antiguo conflicto territorial que se mantiene hace más de un siglo por los pobladores del municipio de Santa Catarina Ixtahuacán que se han enfrentado con los del municipio de Nahualá.

Giammattei comentó lo siguiente sobre este histórico conflicto de los pueblos:

El estado de sitio tendrá una duración de 30 días y comenzó de forma inmediata durante este fin de semana.

Cerca de 200 casas pretenden ser construidas en el estero Coihueco y Menoko de la ciudad de Temuco. Por este motivo es que los habitantes de la comunidad Juan Currín presentaron un recurso para evitarlo.

Los vecinos entregaron el escrito ante la Controlaría con la instancia de que se realiza una fiscalización en el condominio llamado Javiera Carrera. Esto porque, según ellos, se está destruyendo un importante humedal.

Desde la misma comunidad incluso señalaron que la municipalidad autorizó esta construcción, pero no consideró un estudio de impacto ambiental que se había realizado anteriormente. Por lo que llamaron a las autoridades a revisar y fiscalizar este proyecto habitacional.

“Ellos mismos nos han despojado de nuestro territorio, y nos han dejado sin tierras y ahora nos quieren devastando nuestra biodiversidad”, aseguró la werkén Luisa Huenuman.