Señal en vivo

0:00
/

A través de una rueda de prensa, el Papa Francisco dejó abierta la posibilidad de renunciar al pontificado.

En medio del vuelo de regreso a Roma tras seis días en Canadá, el Sumo Pontífice dio cuenta de sus problemas físicos y de la dificultad que ello supone para desempeñar sus actividades.

Ante esto remarcó que: “A mi edad y con esta limitación tengo que ahorrar fuerzas un poco para poder servir a la Iglesia. O al contrario, pensar en la posibilidad de echarme a un lado“.

"Esto no tiene nada de extraño, no es una catástrofe (...) se puede cambiar de Papa, no hay problema. Pero creo que debo limitarme un poco con estos esfuerzos" agregó en una conferencia de prensa que se extendió por 45 minutos.

Bajo esa misma línea, el Papa Francisco explicó que: “La puerta está abierta y es una de las opciones, pero hasta ahora no he llamado a esta puerta. No he sentido aún esta posibilidad, pero esto no quiere decir que mañana no empiece a pensar en ello”.

Cabe destacar que el líder de la Iglesia Católica tiene 85 años de edad y actualmente se desplaza en silla de ruedas, producto de dolencias en la rodilla.

Benedicto XVI pidió perdón a las víctimas de abusos sexuales hechos por la iglesia.

Fue a través de una carta en la que extendió sus disculpas, pero negó haber encubierto las denuncias o a sacerdotes culpables de estos hechos. “Solo puedo expresar a todas las víctimas de abusos sexuales mi profunda vergüenza, mi gran dolor y mi sincera petición de perdón”, señaló.

“Me chocó profundamente que el descuido se utilizara para dudar de mi veracidad”, comentó en el escrito.

Con un comunicado en común en sus redes sociales Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo, reaccionaron tras conocerse la muerte del ex sacerdote Fernando Karadima, a los 90 años en el Hogar San Juan de Dios.

Recordemos que en 2010, Cruz, Hamilton y Murrillo, lo denunciaron públicamente por primera vez, acusándolo de abuso sexual reiterado ocurridos en la parroquia de El Bosque en la comuna de Providencia, cuando ellos eran menores de edad.

“Todo lo que teníamos que decir de Karadima está dicho. Él era un eslabón más en esta cultura de perversión y encubrimiento en la iglesia. Nosotros estamos en paz y sólo nos mueve seguir luchando para que estos crímenes no vuelvan a pasar y por tantas personas que lo han vivido y que aún no tienen justicia”, concluye el comunicado de las víctimas.

La denuncia por abuso sexual causó revuelo mundial, incluso afectando al papa Francisco, quien en 2018 confirmó que Fernando Karadima había sido expulsado del sacerdocio “por el bien de la Iglesia Católica”.

En aquella oportunidad y tras la investigación canónica en su contra fue hallado culpable y condenado a la prohibición de ejercer el sacerdocio además de estar obligado a retirarse a una vida de oración y penitencia, en la que se encontraba hasta la hora de su deceso.

El movimiento de curas rebeldes austriacos, el cual lleva exigiendo desde 2011 la modernización de la Iglesia católica, seguirá dando su bendición a las parejas homosexuales, ignorando de esta forma el comunicado del Vaticano, el cual califica este tipo de relaciones como pecado.

“La realidad nos ha demostrado que las parejas homosexuales pueden celebrar el amor de Dios en la Iglesia igual que el resto”, afirmaron en un comunicado el grupo de curas, que se autodenomina como rebeldes ante la estructura jerárquica de la Iglesia católica.

En el comunicado afirman que ellos “no rechazarán ninguna pareja que se ame y busque la bendición de Dios”.

En un altar de la Iglesia Católica en Luisiana Estados Unidos, el reverendo Travis Clark de 37 años mantuvo relaciones sexuales con dos actrices pornográficas. El hecho había sido consensuado por los tres, sin embargo, fueron detenidos por la policía local luego de grabar el hecho, por realizar estos actos de manera pública, lo que está prohibido en dicho estado.

Luego de enterarse del hecho, el arzobispo Gregory Aymond ordenó retirar y quemar el altar donde ocurrieron los actos sexuales señalando a un medio de prensa que la profanación del altar había sido "demoníaca".  

 

 

Un proyecto de